19 feb. 2013

El alcalde, Javier Bello, pregonero de la Semana Santa 2013 de Alcalá de Henares

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Bello, pregonó el pasado sábado en al Catedral Magistral, la Semana Santa Alcalaína 2013. Bello, en un sentido, profundo y muy personal pregón, agradeció el “honor del encargo” y comenzó su intervención con una referencia a la figura de Benedicto XVI, “la ciudad de Alcalá en general –dijo- y los cofrades en particular, reconocemos en él a un Papa de corazón fuerte, al filósofo de la Fe que además siempre ha mostrado una predilección especial por España”.
A continuación, el primer edil pregonó lo que él mismo definió como “un tiempo único, tiempo de redención y de esperanza, de amor sublime y entrega absoluta, de largo fin y comienzo glorioso, en el que en cada minuto de esos días de Pasión, Alcalá se echa a la calle o se recoge en sus parroquias y conventos, para acercarnos en catorce estaciones a la vida con mayúsculas”.
Bello estructuró el pregón en ocho actos, y comenzó con el Domingo de Ramos evocando a su infancia y a la “espera, que sólo los ojos limpios de un niño saben contemplar”; continuó con el Lunes Santo en el que definió a las Cofradías y Hermandades de Alcalá como “importante alivio y respiro social para el cuerpo y para el alma de nuestra ciudad”.
El tercer acto lo dedicó al Martes Santo y al vía crucis al que dijo acuden numerosos sacerdotes, y es que “el sacerdocio en nuestra diócesis -destacó el alcalde- goza de una excelente vitalidad impregnada del Magisterio de Cisneros como seña de identidad y tradición”; prosiguió con el Miércoles Santo, tratado en el siguiente acto, en el que sobre todo destacó el significado que para él tiene la familia, a la que definió como “columna firme sobra la que edificar, solidez de mármol para soportar, techo divino para resguardar y hogar inigualable donde descansar”.
El quinto acto, dedicado al Jueves Santo, Javier Bello, hizo una especial mención a los nazarenos de Medinaceli, que dijo “entienden que la verdadera libertad es la Esclavitud del amor”; a continuación expresó lo que para él simboliza el Viernes Santo, “día en el que en Alcalá el silencio habla”, para llegar al Sábado Santo, que él identifica con la luz. El acto final lo dedicó al encuentro.

0 comentarios:

Copyright 2013 Cristo de la Esperanza y El Trabajo y Nstra. Sra. de la Misericordia.