30 jul. 2014

CORPUS CHRISTI 2014 - 22 de Junio

30 jul. 2014 a las 22:03



Y llegó el día en el que el Santo de los Santos bendice nuestras calles. Nuestros mayores nos ensayaron que había "tres jueves en el año que relucían mas que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión". De estos ya sólo se celebra el Jueves Santo, pues los otros se han cambiado al Domingo mas cercano, atendiendo a otras finalidades litúrgicas.


En nuestra Alcalá se celebra la Procesión vespertina, en la que participan las Imágenes de San Diego de Alcalá, los Santos Niños Justo y Pastor y la Custodia con el Santísimo. Este año, al igual que el pasado, nuestra Cofradía se hizo cargo de la parihuela que llevaba a los Patronos de Alcalá y su Diócesis. La Custodia fue cargada a modo costalero por la Hermandad de la Virgen del Carmen. Las parihuelas de San Diego fueron llevadas por miembros de la andaluza Hermandad de la Virgen de la Cabeza. 
Al frente de los anderos de la Cofradía, D Vicente Cuéllar y D Rafael Expósito, nuestros capataces.


El cortejo procesional discurrió desde la Iglesia Magistral hasta la Iglesia de Santa María la Mayor, recorriendo las principales calles de nuestra ciudad, engalanadas con varios Altares en los que se hicieron rezos ("las Úrsulas", Ayuntamiento, y dos en la calle Libreros). Como curiosidad, el recorrido por la Plaza de Cervantes se hizo en silencio, sin música.



El colorido del desfile corrió a cargo de los Estandartes y "sinpecados" de las Hermandades y Cofradías alcalaínas. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Agrupación Musical SONES DEL TAJUÑA, de Carabaña (Madrid) y los alcalaínos de JESÚS DE MEDINACELI. 






El Domingo de la Octava de Pascua, siguiente al Domingo de Resurrección, fue el elegido por el Santo Padre Juan Pablo II como el día de conmemoración de la Divina Misericordia. Este año, además, tenía el aliciente de que, en Roma, el Santo Padre Francisco iba a canonizar a dos de los Papas más influyentes del Siglo XX: Angelo Giuseppe Roncalli (Juan XXIII) y Karol Józef Wojtyła (Juan Pablo II). 
Y qué mejor modo de conmemorar este gran día que procesionando al Señor de la Divina Misericordia en las Negaciones de Pedro, segundo paso de la Cofradía de "Las Angustias" (Cristo de los Desamparados y María Santísima de las Angustias).
En la pasada Semana Santa no pudieron sacar el Trono ante la falta de Anderos. Nuestra Cofradía se ofreció para ayudarles a sacarlo, pero la Junta de Gobierno decidió no salir, agradeciendo nuestra propuesta.
Pero seguían con esa espinita clavada y aprovechando que era el día de su Fiesta, nos ofrecieron ayudarles a hacer el recorrido procesional, formando parte de su propia cuadrilla. Todos aquellos que se ofrecieron allí estuvieron, arrimando el hombro, en una calurosa tarde de Abril.
Como no podía ser de otra manera, nuestro recién estrenado estandarte, en manos del "hermano Boni" ocupó un sitio preferente en el cortejo, junto a los de los recién santificados Papas.
Un Trono que pesa de lo lindo, un largo y caluroso recorrido, dos capateces (el de la propia Cofradía y D Rafael Expósito, nuestro capataz del Trono de la Virgen), dos modos diferentes de llevar el Trono, pero un sólo sentimiento. En fin, todo salió a pedir de boca, y el Señor de la Divina Misericordia, junto a un San Pedro arrodillado pudo pasear su Porte majestuoso por Alcalá.
Nuestra Hermandad sigue en su planteamiento de colaborar con todas aquellas que así se lo soliciten, dentro de sus propias posibilidades.







29 jul. 2014

Qué fría se despertó la mañana del Domingo más grande de los Cristianos, el cúlmen de nuestra celebraciones de Pascua, lo que da sentido a nuestra Fe...ese Domingo "día en que actuó el Señor" como cantamos en las celebraciones litúrgicas.
Este era el día del estreno en Semana Santa de la nueva Hermandad y Cofradía de Nazarenos, creada alrededor de la Imagen de Jesús Resucitado (imagen poco agraciada para su paseo procesional, por cierto), y su cotitular, Nuestra Señora de la Salud y del Perpetuo Socorro.


Atendiendo a la amable invitación de su Junta de Gobierno, nuestra Hermandad participó en la Estación de Penitencia con sus dos estandartes, escoltados por algunos miembros de la Cofradía, tanto de filas como anderos, con su hábito, única representación de Hermandades Penitenciales de Alcalá de Henares, a pesar de estar convocadas e invitadas todas las que conforman el Consejo de Cofradías y Hermandades.
A las ocho de la mañana partíamos de la Iglesia Magistral para realizar el recorrido procesional por algunas calles que, usualmente, no están en el recorrido habitual de las procesiones, visitando varios conventos (Dominicas de Santa Catalina de Siena, Franciscanas de Santa Clara -nuestra casa-, Agustinas Descalzas de Nuestra Señora de la Consolación o de la Magdalena, Carmelitas Descalzas de La Concepción ó de La Imagen...) hasta llegar la Plaza de Palacio, donde se incorporó el señor Obispo al cortejo procesional.
Aquí se dividió la Procesión, subiendo la Imagen de Jesús Resucitado por la calle de San Felipe Neri y la Virgen por la calle de San Juan, produciéndose el encuentro en la Plaza de los Santos Niños, sobre las 12 de la mañana, donde ya esperaban los estandartes de las Hermandades.
La parte musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores "Cristo del Amor" de Tarancón (Cuenca), acompañando a Jesús Resucitado y la Banda de Música "Santa Cecilia" de Castellar (Jaén) acompañando a la Virgen de la Salud, como ya hiciera en su salida procesional el pasado día 15 de Junio de 2013.
Tras esto, se reinició la Procesión camino de la Iglesia Magistral.


Y aquí se puso el punto y final a la Semana Santa complutense. El colofón de la Semana Grande de los Cristianos de Alcalá de Henares fue bastante criticado, pero la opinión de nuestra Hermandad es colaborar con la Junta de Cofradías, a nivel general, o con aquellas Hermandades que así lo soliciten, aportando ese punto de seriedad, de tradición y esa colaboración desinteresada que nos caracteriza.





Y llegó el gran día. De nuevo el Señor de Las Claras, el Santísimo Cristo de la Esperanza y el Trabajo, iba a pasear su porte señorial, y a la vez sereno, por las calles del Centro Histórico de Alcalá, a hombro de su gente, de sus Anderos que, ensayo tras ensayo, domingo tras domingo, han venido preparando este particular Via Crucis por la Jerusalén complutense, acallando dimes y diretes, en contra de lo que muchos ya pensaban, frotándose las manos ("no saldrán"), magistralmente dirigidos por su capataz, D Vicente Cuellar, que con sus llamadas a la campana, daba las órdenes oportunas.
La Hermandad estrenaba su nuevo Estandarte, ese "sinpecado" que tan magistralmente ha confeccionado el bordador D. César Manuel Blanco Rodríguez, en su taller alcalaíno.
Álguien de veras se creyó que no íbamos a portar al Señor? Acaso alguno lo dudaba? Pues sí, ahí estuvimos, con menor número de nazarenos, eso sí, pero con una Fe y un corazón que para sí quisieran otras Hemandades, con mas lustre que esta nuestra.


Los jóvenes miembros de la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Rescatado, que venía desde Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), lugar que muchos señalan como ese "de cuyo nombre no quiero acordarme" cervantino, acompañó musicalmente al Trono del Señor, dejando muestras de su saber hacer en una faceta musical tan complicada como es la de las Cornetas y Tambores.


Y tras el Trono del Señor...su bendita Madre, la Virgen de la Misericordia... Hay algo más bonito que ver a esa Madre suplicante observando en la lejanía a su Hijo, ya muerto en ese madero? Hay gloria mayor que acompañarla por las calles de esta Alcalá celestial y aliviarla en su dolor? Hay algo mas grande que ser sus hijos?


Este año no procesionó por nuestras calles con su estilo habitual (vestida de hebrea), como en los años anteriores. Por las bendecidas manos de sus camareras, y el arte, clase y estilo del vestidor de la Hermandad D César Manuel Blanco Rodríguez, la Señora de Las Claras salió a la calle radiante, mostrando a diestro y siniestro su Realeza, su Majestad celestial. Gran trabajo el de todo el cuerpo de acólitos de la Señora.
A sus pies, como no podía ser de otra manera, sus Anderos, magistralmente dirigidos al martillo por su Capataz D Rafael Expósito, dejandose el alma, el corazón y la vida (como diría el bolero) por Ella, por la Señora, y por tantas y tantas cosas que sólo ellos, los Anderos, saben...y que muy pocos comprenden.


En la Plaza de Cervantes, nuestra Plaza Mayor, en la embocadura de esa calle porticada más larga de Europa, los dos Tronos realizaron un muy emotivo Encuentro, al son de esa pieza musical tan de la Semana Santa, como es La Saeta, interpretada por la Agrupación de Escañuela (Jaén), en homenaje a...bueno, eso se queda en nuestra memoria.


Antes de recogernos, en la puerta de esa Casa donde se les venera y reza todo el año, en esa calle de Santa Clara, portal del cielo para todos nosotros, vivimos uno de los momentos más íntimos y personales de todos los que se suceden en esta nuestra Estación de Penitencia, con un nuevo Encuentro entre la Madre y el Hijo, alzado por los Anderos, ya exhaustos en muchos casos por las horas, el calor, el peso...pero "echando el resto" porque...así debe ser. Hace casi 20 siglos Él lo hizo por nosotros...y esas deudas de honor hay que pagarlas de por vida.

Y... "ahí queó", como dicen los capataces. Ahora resta esperar otro año para vivir de nuevo todas esas sensaciones, penas, alegrías, rezos, homenajes...que no es sino la pública demostración de FE de una Comunidad Cristiana que, por encima de todo, creen en un sólo Señor Jesucristo, y en la intermediación de su Bendita Madre, sea cual sea su advocación, y que viven la Semana Santa de un modo que a muy pocos les está llamado a entender...y mucho menos comprender.

Copyright 2013 Cristo de la Esperanza y El Trabajo y Nstra. Sra. de la Misericordia.