10 jun. 2016

JUBILEO DE LOS ENFERMOS - Junio de 2016

10 jun. 2016 a las 23:25
PAZ  Y BIEN
Ayer sábado 11 de Junio, con motivo de la celebración del Jubileo del Enfermo y de las personas con diversidad funcional, dictado por el Papa Francisco dentro de este Año de la Misericordia que nos ha regalado, la Imagen de Nuestra Señora visitó la Residencia de Ancianos "CISNEROS", en la Avenida de Ajalvir (El Chorrillo), donde presidió una Eucaristía muy especial por los residentes y sus cuidadores, en nombre y representación de todos los que, a lo largo del orbe cristiano, se dedican a esta noble y ardua labor. Este acto litúrgico empezó a las 10:30 h de la mañana, con una muy emotiva Monición de Entrada a cargo de nuestra Vocal de Cultos, que también hizo las Preces y una de las Lecturas. Al final del acto tuvimos un besamanos extraordinario, organizado desde la Priostía, teniendo a continuación un besamanos extraordinario.
Gran momento, sin duda, y gran oportunidad que el Papa nos brinda para agradecer a tantos y tantos cuidadores su labor desinteresada en muchos casos, y pedir por aquellos enfermos, sean o no dependientes.


En palabras del propio Papa:

"En este Jubileo del Enfermo podemos pedir a Jesús misericordioso por la intercesión de María, Madre suya y nuestra, que nos conceda esta disponibilidad para servir a los necesitados, y concretamente a nuestros hermanos enfermos. A veces este servicio puede resultar duro, pesado, pero estamos seguros de que el Señor no dejará de transformar nuestro esfuerzo humano en algo divino. También nosotros podemos ser manos, brazos, corazones que ayudan a Dios a realizar sus prodigios, con frecuencia escondidos. También nosotros, sanos o enfermos, podemos ofrecer nuestros cansancios y sufrimientos como el agua que llenó las tinajas en las bodas de Caná y fue transformada en el mejor vino. Cada vez que se ayuda discretamente a quien sufre, o cuando se está enfermo, se tiene la ocasión de cargar sobre los propios hombros la cruz de cada día y de seguir al Maestro (cf. Lc 9,23); y aún cuando el encuentro con el sufrimiento sea siempre un misterio, Jesús nos ayuda a encontrarle sentido.
Si sabemos escuchar la voz de María, que nos dice también a nosotros: «Haced lo que Él os diga», Jesús transformará siempre el agua de nuestra vida en vino bueno. Así, este Jubileo del Enfermo ayudará a realizar el deseo que he manifestado en la Bula de convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia: «Este Año Jubilar vivido en la misericordia pueda favorecer el encuentro con [el Hebraísmo, el Islam] y con las otras nobles tradiciones religiosas; nos haga más abiertos al diálogo para conocernos y comprendernos mejor; elimine toda forma de cerrazón y desprecio, y aleje cualquier forma de violencia y de discriminación» (Misericordiae Vultus, 23). Cada hospital o clínica puede ser un signo visible y un lugar que promueva la cultura del encuentro y de la paz, y en el que la experiencia de la enfermedad y del sufrimiento, así como también la ayuda profesional y fraterna, contribuyan a superar todo límite y división.
Son un ejemplo para nosotros las dos monjas canonizadas en el pasado mes de mayo: santa María Alfonsina Danil Ghattas y santa María de Jesús Crucificado Baouardy, ambas hijas de la Tierra Santa. La primera fue testigo de mansedumbre y de unidad, ofreciendo un claro testimonio de la importancia que tiene el que seamos unos responsables de los otros importante es que seamos responsables unos de otros, de que vivíamos al servicio de los demás. La segunda, mujer humilde e iletrada, fue dócil al Espíritu Santo y se convirtió en instrumento de encuentro con el mundo musulmán.
A todos los que están al servicio de los enfermos y de los que sufren, les deseo que estén animados por el ejemplo de María, Madre de la Misericordia. «La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, a fin de que todos podamos descubrir la alegría de la ternura de Dios» (ibíd., 24) y llevarla grabada en nuestros corazones y en nuestros gestos. Encomendemos a la intercesión de la Virgen nuestras ansias y tribulaciones, junto con nuestros gozos y consolaciones, y dirijamos a ella nuestra oración, para que vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos, especialmente en los momentos de dolor, y nos haga dignos de contemplar hoy y por toda la eternidad el Rostro de la misericordia, su Hijo Jesús."




Copyright 2013 Cristo de la Esperanza y El Trabajo y Nstra. Sra. de la Misericordia.