18 abr. 2017

18 abr. 2017 a las 16:41
PAZ Y BIEN a todos. De nuevo os saludamos en estos días de Pascua en los que esperamos que la alegría del Señor de la Esperanza resucitado os acompañe.
Hace tan solo una semana culminaba la preparación del Trono en el que nuestros Titulares, juntos por segundo año consecutivo, pasearon por las calles del Centro de la Ciudad, esparciendo con su sola presencia Esperanza y Misericordia, a sus fieles devotos y al resto de la ciudadanía, a su paso.
Este año la Cuadrilla de Anderos mixta respondió a las expectativas, y es justo reconocer su esfuerzo y entrega para que nuestros Titulares y su Cofradía realizaran una Estación de Penitencia que, de nuevo, ha motivado muy buenos pareceres en los medios de comunicación Local.
Como novedad este año nos tuvimos que hacer cargo también de la Procesión del Domingo de Ramos, por el turno correlativo establecido por la Junta de Cofradías. Ello motivó que el sábado "de Pasión", desde bien temprano, nos reuniéramos en la Magistral para preparar el Trono de JESÚS EN SU ENTRADA TRIUNFANTE EN JERUSALÉN, propiedad de la Junta de Cofradías, y transportar el nuestro, con sus adornos, puesto que, de nuevo, las Madres Franciscanas de Santa Clara decidieron no permitir la salida de la Cofradía desde la Huerta, como era lo acostumbrado. 
Una vez preparado,  después de ceñirle un cíngulo con los colores de nuestra Cofradía, y ya por la tarde, tras la salida de Ntra Sra de los Dolores (de la Cofradía del Santo Entierro, con la que compartimos Sede Canónica), procedimos al traslado de la talla del Cristo, de nuevo a hombro de Hermanos y Anderos, hasta la Magistral, donde quedó instalado en su Trono de salida, a la espera de su bendita Madre y de ese Miércoles Santo tan esperado todo el año.
Los Anderos decidieron, por unanimidad, no portar la popular Imagen de "la Borriquita", pero alguno de ellos sí que se ofrecieron para empujar el Trono con Ruedas desde la Magistral hasta el Palacio Arzobispal, donde nuestro Obispo dio comienzo al Acto Litúrgico, y se incorporó a la Procesión que, por las calles de Santiago, Imagen y Mayor, nos condujeron de nuevo a la Magistral.

Durante la tarde del Lunes ya se incorporó la Madre de la Misericordia, conformando un "Stabat Mater" y el Martes, se completó todo el exorno floral, abandonando el agreste Calvario que luciera el año pasado, pasando a lucir mucha mas flor roja y morada.
Y llegó el Miércoles Santo. Nuestra Estación de Penitencia fue cogiendo forma al conformarse el Cortejo en las naves vacías de la Magistral: Hermanos de Luz, Insignias, Anderos... esperando ese momento casi "mágico" de traspasar la Puerta. Tras los rezos dirigidos por nuestro Capellán, y con los Anderos situados en los varales, se procedió a la apertura de la Puerta donde ya nos esperaban los representantes de otras Cofradías y/o autoridades,y el Pueblo de Alcalá, para acompañarnos. Y también, como no, la flamante Banda de CCTT "Santísima Trinidad" de Palencia, surgida de la fusión de la que nos acompañó el pasado año con otra Banda palentina. Mas de 70 músicos que pusieron las notas musicales a la Estación de Penitencia.
Pero las primeras notas surgieron de una trompeta, al igual que el año pasado, con ese toque de Silencio que ya nos preparó para lo que íbamos a vivir a continuación.
Tras la Cruz de Guía empezó a salir el cortejo procesional, con los Hermanos de Luz y las Insignias. Y por fin, el gran momento, los Señores de Las Claras, en ese Stabat Mater compuesto encima del Trono, atravesaban la Puerta a los sones de la Marcha Real, bajando las rampas hasta la calle Tercia.
El recorrido a seguir era el mismo que el del año pasado y, entre chicotá y chicotá, por Empecinado, Santa María la Rica y Carcel Vieja llegamos hasta el Convento, donde nuestras queridas Madres Franciscanas de Santa Clara, con Madre Pilar al frente, ya nos esperaban en el zaguán del edificio, declamando una muy sentida oración al Cristo crucificado, entonando la Salve Regina a la Virgen Dolorosa, y culminó el acto nuestro Capellán, con la oración que en su día compusiera San Francisco.
La Procesión continuó por Gallo, Carmen Calzado, Mayor... y entrabamos de nuevo a la Magistral a eso de la 00:45 de la madrugada del ya Jueves Santo, rendidos, destrozados... pero con la satisfacción del deber cumplido, al igual que el año pasado.
Ya el Jueves Santo por la mañana tuvimos que desmontar todo y retornar las Imágenes a la Capilla del Convento, hecho que culminó ya andado el mediodía.
El Sábado Santo pudimos acompañar a las Madres en la Vigilia Pascual, y en la tarde del Domingo, en esta ocasión presididas por nuestro Capellán, tuvimos nuestras Vísperas Bautismales, concluyendo con una invitación por parte del Convento, de chocolate y dulces de Pascua.


0 comentarios:

Copyright 2013 Cristo de la Esperanza y El Trabajo y Nstra. Sra. de la Misericordia.